Ir a dosporcuatro.com


Acerca de silviabue

Silvia es traductora bilingüe inglés-español y dedica tiempo completo a esta tarea desde hace 20 años. Participación activa en campos como industria automotriz, recursos humanos, marketing, automatización, medio ambiente, medicina general, literatura, finanzas. Para más información, visite www.silvia-sassone.com


Mensaje Enviar mensaje personal



Suscríbete


Detalles del usuario

 

Numero de visitas: 8438

Valoracion: 4.57

Numero de posts: 5


COSAS DE LA TRADUCCIÓN

Transmitir desde la experiencia personal el papel que desempeña el intérprete de cualquier lengua, la revalorización de la labor del traductor en un mundo donde la clave es la comunicación.


13/12/2006

Viajar con home-office a cuestas


Viajar con home-office a cuestas

Que yo recuerde, hace unos cuantos años ya que se viene hablando de cómo el hombre desarrollará o desempeñará en el futuro esa “maldición bíblica” llamada trabajo. ¿Sudará hasta la última gota de agua o estrés? ¿O será posible ver realizada aquella visión disneylandiana del Mundo Epcot, cuando casi 30 años atrás, nos mostraba en un quiosco futurista, cómo María, Pedro o Juan vivían totalmente robotizados, con tiempo para dedicarse a lo que tal vez más nos gusta: ¡el ocio!

Dejando esa visión que sería parecida al Verne de nuestros padres, hoy vemos en la práctica que cada vez es más lo que se puede hacer desde una "home-office". ¿No se ven acaso a esos geeks informáticos administrando a distancia una empresa, que en otros tiempos habría requerido de infraestructura física, humana y de equipos?

Sin querer extenderme en el tema, les quiero contar que los traductores somos un poco la vanguardia del home-office. En un ayer no muy lejano, para ninguna empresa era rentable tener a un traductor en su plantilla. Por cierto, no puedo dejar de hacer una observación respecto del desmedro en el trabajo traductoril al poner en manos de alguien "bilingüe" el intrincado proceso de traducir cualquier texto. Pero eso es harina de otro costal y en otro encuentro podríamos hablar un poco de esa situación, por cierto, perversa para el traductor, pero también para la persona dependiente que ve su tarea sobrecargada por otra que no debería hacer.

Volviendo a la "vanguardia del home-office", puedo decir que yo como muchos compañeros de profesión venimos desarrollando nuestra tarea desde casa hace muchos años. Y así podemos llegar al extremo de tener el "desktop" al pie de la cama y de pronto saltarle prácticamente encima, cuando el Outlook nos anuncia que alguien se quiere comunicar por algún proyecto.

Pero para suavizar el choque que puede provocar la idea de estar atado literalmente a la pata de la cama, sólo les puedo decir que tranquilicen su espíritu, se hagan de una portátil y busquen si les place, apetece o gusta... hasta una palmera en el Caribe para poder traducir en un marco más "friendly" que las cuatro paredes de un cuarto. ¡Ah, me olvidaba de algo fundamental! Que sea una palmera con conexión a Internet. Esa maravilla cósmica nos puede convertir en traductores itinerantes... pero de eso hablamos otro día.

Silvia Sassone

www.silvia-sassone.com


Tags: home-office internet itinerante traductor


Ver comentarios Comentarios




10/10/2006

La traducción como puente comunicacional


¿Se puede funcionar sin un idioma? La respuesta evidente entre nosotros, humanos, es naturalmente que no. El idioma es el único elemento social que nos permite la comunicación. Hoy la comunicación se está transformando en el nuevo paradigma a partir del cual no existen límites en la geografía del planeta, no existen divisiones entre culturas; unas y otras se fusionan y es cuando nos vemos ante la maravilla de una Babel que ya no es castigo, sino el umbral de un universo multicultural.

 

A partir de ese multiculturalismo entendido como la fusión de culturas, el traductor se transforma en un puente de culturas y conocimientos, en el gestor que descodifica una lengua fuente para ser interpretada en el tiempo, el espacio y la forma de otra cultura, en el instrumento del idioma, tal vez algo como alguna vez por allí se leyó, “... como un tren que lleva palabras de un lugar a otro”.

 

El traductor es como el intérprete de un instrumento musical o el artista sobre un escenario. Cada uno, a su manera, transmite mediante un instrumento bien afinado, mediante una obra bien ensayada, algo que otra persona quiso expresar. El traductor como intérprete de un idioma cumple la función de expresar en su propia lengua aquello que se elaboró en otra.

 

Con profesionalismo de buzo experimentado, deberá zambullirse en lo profundo del mar de las palabras, bucear con ellas, encontrarse con corrientes en su contra, pero seguir nadando hasta aguas más calmas que conduzcan a la meta: la palabra en su lengua, con todos sus matices, interpretando de la mejor forma posible el original.

 

Todas las palabras tienen su valor oculto e historia y es tarea del traductor descubrir su olor y hasta sabor, para que el lector destino pueda percibir aquel original y sentir su nostalgia. El traductor es ese ser invisible que está detrás del paisaje.

 

Hoy no es suficiente para ningún traductor ser bilingüe. El gran desafío es ser bicultural y hasta multicultural. Tomar el texto no como una mera asociación de palabras, sino de frases puestas en un contexto cultural.

 

Más allá de convertirse en escritores de una lengua, los traductores son y serán los instrumentistas cuya labor sea la de cumplir y cubrir una función social más allá de la lingüística. Son y serán los que contribuyan, con valentía y humildad, a convertir la división entre pueblos y culturas en la unidad de la raza humana.

 

Silvia Sassone

Traductora

www.silvia-sassone.com

Tags: comunicación lengua traducción


Ver comentarios Comentarios (2)